LA ROMA CLÁSICA DE POSTEGUILLO

SINOPSIS

Africanus: el hijo del cónsul, es la primera parte de la trilogía del mismo nombre. En esta novela nos narra el nacimiento de Publio Cornelio Escipión en el seno de una de las familias más importantes de la antigua Roma: los Escipiones dentro de la rama Cornelia. Asistimos a su formación académica y militar y a sus primeras campañas militares.

Pero la historia de Escipión está irremediablemente ligada a la del general cartaginés Aníbal así que, paralelamente a la vida de Escipión, acompañaremos a los ejércitos de Aníbal en su conquista de Hispania, en el paso de los Alpes, en la conquista de la península itálica y en el cerco a Roma sin que ninguno de los generales romanos fuera capaz de hacerle frente, acabando con la vida de alguno de estos generales y haciéndose con el anillo consular del fallecido como trofeo.

Tampoco olvida la novela a los enemigos políticos de los Escipiones en Roma, con Quinto Fabio Máximo como máximo exponente, Marco Porcio Catón a la zaga de su mentor. Así como el nacimiento del teatro clásico con las obras de Plauto.

Género: Novela histórica | Año: 2006-2009

PREÁMBULO

Santiago Posteguillo es filólogo, lingüista y Doctorado europeo por la Universidad de Valencia. Estudió literatura creativa en la Universidad de Denison, en Granville (Ohio), Estados Unidos y lingüística y traducción en Gran Bretaña. A pesar de poder vivir de los beneficios que aportan sus excelentes novelas, afirma que le apasiona dar clases, las cuales le alimentan y le permiten el contacto con la juventud, a la que considera una fuente de conocimiento extraordinaria.

Fue, durante varios años, director de la sede, en esta última casa de estudios, del Instituto Interuniversitario de Lenguas Modernas Aplicadas. Tiene en su haber más de setenta publicaciones académicas, desde artículos de investigación hasta monografías y diccionarios especializados.[]​ Siendo colaborador del diario Las Provincias, demuestra con el premio del Gremio de Libreros y la candidatura de la CLAVE (Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios) que es uno de los grandes noveladores de la historia de Roma que ha conseguido hacerse un hueco junto con los grandes autores internacionales. El escritor valenciano, que ha logrado que miles de personas se interesen por la historia de la antigua Roma, se ha convertido en un referente para los lectores.

Su primera novela, Africanus: el hijo del cónsul, la publicó en el año 2006 y con ella comenzó la trilogía sobre Escipión el Africano, general romano que venció a Aníbal en la Batalla de Zama. La segunda parte Las legiones malditas fue publicada en el año 2008 y al año siguiente apareció el último libro de la trilogía: La traición de Roma. Convertido en superventas, en 2009 se reeditaron las tres novelas.

OPINIONPERSONAL

Después de tres meses de una larga travesía, resultado de haberme embarcado de lleno en los libros de Posteguillo, finalmente he concluido la lectura de los tres títulos sobre los cuales me veo en la necesidad de escribir esperando transmitir todo lo que me han hecho sentir y lo mucho que he disfrutado con estas novelas.

La trilogía de Africanus: el hijo del cónsul se centra en la vida de Publio Cornelio Escipión, quien fuera un gran general al mando de las legiones de Roma. Al mismo tiempo vamos conociendo al resto de personalidades que influyeron directa o indirectamente en la vida del Africano, entre los que destacan el gran general cartaginés, Aníbal Barca. Ambos generales se enfrentaron directamente durante la larga y cruel Segunda Guerra Púnica, la cual le costó numerosas bajas a ambos países. En estas novelas Santiago Posteguillo narra los acontecimientos de dicha guerra desde la perspectiva de los involucrados más poderosos o influyentes de la época.

Posteguillo da vida y voz a personajes increíblemente complejos y a pesar de la gran hazaña que esto conlleva, logró que todos y cada uno de ellos se sintieran reales, humanos y más que solo un recuerdo o un nombre importante. Aníbal y Escipión son los protagonistas, Escipión es el ejemplo perfecto de un hombre de carne y hueso, que a pesar de sus muchas cualidades, sus defectos son también abundantes y puede cometer innumerables errores tanto a causa de su amor hacia sus seres queridos, como por culpa de su orgullo.

Los personajes o momentos de ficción hacen su aparición a lo largo de la trilogía, sin embargo, el autor se encarga de especificar cuáles son y se justifica afirmando que de acuerdo a la época, la documentación estudiada y lo que se cuenta sobre ello, es probable que pudiera haber ocurrido algo como lo que se cuenta en su novela; pero lo más importante, es que tales creaciones del autor no modifican la historia original y no se sienten fuera de contexto, por el contrario, ayudan bastante a familiarizarse y empatizar mejor con las tradiciones y pensamientos de los personajes.

Si hay algo que debe resaltarse y alabarse del autor es su gran trabajo de investigación, realmente se siente y se agradece la seriedad con la que la historia es contada, la pluma de Posteguillo resulta sencilla pero correcta, en ningún momento se siente una lectura pesada o aburrida. Admito que la información y en especial, todo lo que acontece con cada capítulo puede llegar a ser abrumador, por lo que recomiendo leer las novelas con tiempo y paciencia; los enfrentamientos abundan y son narrados espectacularmente, pero también hay muchos capítulos dedicados enteramente a discusiones en el senado o simplemente la narración de la vida cotidiana de los personajes.

Los apéndices incluidos en las últimas páginas de cada tomo son un gran apoyo para la lectura de la historia. Entre estos se encuentran mapas de las batallas más relevantes, glosarios –para entender adecuadamente cada expresión usada por los personajes-, árboles genealógicos de las familias más importantes y por supuesto, la Nota Histórica, donde Posteguillo explica detalladamente el cómo y por qué modifico algunos hechos e incluso, muy brevemente, menciona lo que sucede más adelante con el legado de Escipión y el resto del elenco, algo que se agradece en especial si no se está familiarizado con la historia de Roma.

Como amante y estudiante de la historia y cultura grecolatina, estas novelas captaron mi atención desde el primer momento, Posteguillo es un autor al que tengo en gran estima a pesar de haber leído anteriormente tan solo dos de sus novelas, por lo que estaba segura que la trilogía que narra los enfrentamientos del gran general que alguna vez fue Aníbal me iba a encantar. Estaba preparada para una narración que optara más por la versión romana, colocando a Cartago y al resto de enemigos como simples villanos, cuál fue mi sorpresa al encontrarme con una perspectiva totalmente objetiva de los hechos. Los personajes y la voz que les da Posteguillo tienen sus propias opiniones al respecto y todas quedan bien claras para el lector, lo que permite hacerse su propia opinión sobre los sucesos.

El estilo que usa Posteguillo para contar la historia recuerda mucho a la de los historiadores clásicos, tales como Dionisio de Halicarnaso o Tito Livio, asumo que estas eran las intenciones del autor y si es así, solo me queda aplaudirle por su logro. Tiene un estilo definido, sus diálogos y narración tanto en tercera como en primera persona destacan por su propio estilo, es en la narración de las batallas donde destaca mucho un estilo más tradicional combinado con sus propias palabras, permitiendo disfrutar de una lectura más ligera al tiempo que se cuentan enfrentamientos cruentos y llenos de sangre donde se puede apreciar todo el talento que tenían los antiguos generales para comandar sus tropas.

Ahora bien, las buenas batallas no solo se dan a base de espadazos, las palabras pueden herir tanto como una buena estocada, en especial en una Antigua Roma donde las discusiones en el senado eran la base del gobierno y donde se decidía sobre el futuro de la gran urbe. Una vez más mis felicitaciones a Posteguillo por las maravillosas sesiones del senado donde nuestros héroes y villanos se enfrentaron cara a cara haciendo gala de su afilada lengua y su muy trabajada retórica. Un placer leer este tipo de discusiones, fueran o no favorables para mis personajes favoritos.

Podría seguir alabando eternamente a Posteguillo por su maravilloso trabajo en estas novelas, pero me detendré aquí recomendando enormemente estos libros a cualquiera con un mínimo interés en la Roma Clásica. Si disfrutan con la guerra, traiciones y sangre de Juego de Tronos, esta puede ser una buena alternativa para hacer de la espera por el siguiente libro de George R. R. Martin más ligera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s